© 2012 . All rights reserved.

Niños estrellas del ayer

Los artistas infantiles siempre han tenido un espacio propio en el mundillo del espectáculo. Muy pocos lograron consagrarse, la mayoría convirtieron en pasajeras figuras mediáticas y pasaron al olvido. Presentamos aquí algunos que crecieron bajo nuestros sets de televisión.


Si bien fue considerado una estrella juvenil, su carrera empezó muy temprano. Pepe Cipolla Marfe nació en Nápoles, pero sus padres lo trajeron de Italia cuando tenía año y medio. Se inició en el programa “El Club de los Niños” del Canal 4, espacio infantil que animaba el recordado “Gordipepo”. Era el año 1960, Pepe tenía 12 años de edad y entró a la TV como aspirante y desde esa época se quedó en los sets.

Pepe Cipolla siguió cantando y actuando, hasta que a los 15 años se presentó en el programa “La Escalera del Triunfo” que lo proyectó como artista profesional. El concurso dió pie para que los ejecutivos de los canales se interesaran en “el napolitano”, como lo llamaban en esa época. Quedó en segundo lugar con la canción “Al dilá” (“más allá”) que lo cantaba en italiano.

En 1963 se consagró en “Cancionísima”, el programa del Canal 13, Panamericana TV, interpretando el éxito de Sergio Murillo “La balada del hombre sin rumbo”, y fue promocionado como el “teenager” de la Nueva Ola Peruana, de la que fue el más joven integrante.

Posteriormente Pepe Cipolla, alternó con los recordados Pepe Mirada, Joe Danova, Betty Misiego, Connie Philp y otros que continuarían sus carreras en la televisión nacional, como Regina Alcóver, Yola Polastri y Fernando de Soria en el programa “Cancionísimia”. También condujo el espacio musical “Clan del 4”, por más de seis años, y después en el 5, estuvo en “Ritmolandia” junto con el mexicano Enrique Manuel y Liz Ureta


Arriba: Pepe Cipolla dando algunos pasos de baile en el “Clan del 4”. Al fondo aplaudiendo, Gladys Arista. Abajo: Pepe Cipolla (izquierda) y la eterna Yola Polastri en “Cancionísima”

Pepe Cipolla fue todo un ídolo infantil y juvenil y era acosado por fans cada vez que se presentaba por diversas emisoras de la capital; con el recorrido de los años, el “muchachito de la cara ingenua” siguió trabajando en películas, telenovelas, así como en innumerables programas de televisión, aparte de hacer teatro. A finales de esos años debió alejarse de los escenarios, afectado por un cáncer máxilo-facial que ocasionó su prematura muerte en Abril de 1992.


Miraflorina, Inés o “Chachita” Hormazábal, fue una de las primeras figuras infantiles que aparecieron en la televisión local. Debutó a los seis años de edad y se retiró a los trece.

Cuando apenas tenía cinco años de edad, Inés y sus hermanos tocaban guitarra y cantaban canciones como “Japonesita”, “La pera madura”, “Celia”, “La Tómbola” y tantas otros temas de la época. Este fue el primer paso para que su madre, aceptara la invitación de la señora Carmen Sarria (quien tuviera un programa femenino en el Canal 4) hiciera debutar a los chicos. Allí se presentaron como dúo, Inés y su hermana Pilar, y a la semana siguiente ya estaban participando en el programa infantil que dirigía “Chucho” Avellaneda. Transcurrió el tiempo, y luego de una actuación en el programa de Queca Herrero en Canal 13, “Sólo para Mujeres” firmaron un contrato con Panamericana.

“Parece que le dieran cuerda”, decía Queta, madre de Inés y Pilar Hormazábal, aquí “Chachita” junto a su hermana en una actuación en el Club Villa durante un desfile para niños (1965).

No pasó mucho tiempo, y el Canal 13 se convirtió en el 5. Era el año de 1966 y las “Hermanitas Hormazábal” fueron las encargadas de oficiar como maestras de ceremonias en la inauguración del nuevo canal. “Esa noche realmente es inolvidable para mí –contó Chacha– pues recuerdo que estuvo al lado de Silvia Pinal, Libertad Lamarque, Andy Russell, Bárbara Boucher, entre otras estrellas del espectáculo internacional que llegaron a Lima especialmente para este acontecimiento.

Al cumplir los 15 años, Pilar no quiso seguir en la TV y “Chachita” continuó sola, cantando y grabando sus primeros discos para niños. En esa época tuvo la oportunidad de dirigir su propio programa infantil (Inés cumplía los 8 años) “La Hora Feliz del Twist”, espacio que era la competencia al programa que producía el Tío Johnny en el Canal 4.

La pequeña actriz siguió creciendo hasta que llegó a la edad de 13 años, y optó por retirarse, pero no sin antes haber actuado en varias telenovelas, producciones de TV y películas, como “Santa Rosa de Lima”, “Seguiré tus pasos”, “Anna Belle Lee” (film producido en inglés, con Margaret O’Brien, Fernando Larrañaga, Patricia Aspíllaga, Orlando Sacha, entre otros) y “Alicia en el país de las maravillas”, un programa especial que fue hecho para la Navidad del año 1967, y en el que participó todo el elenco del Canal 5.

En 1981, ya adulta y luego de 10 años de alejamiento, Inés volvió a los sets, no para conducir programas infantiles como fue su especialidad en aquella época, ni tampoco para cantar al son de la guitarra como cuando era acompañada musicalmente por su hermana Pilar, sino para coanimar el programa concurso “La pregunta de los… millones” junto a Pablo de Madalengoitia.


Secuencia “Seguiré tus pasos” (1966) con la intervención de Inés Hormazábal.



El año de 1981 podía ser considerado como un año de revelaciones infantiles en nuestro medio. Al fenómeno “Menudo” se sumaron los “Parchís”, y como para no quedarse atrás cinco niños huaracinos sacaron al mercado discográfico su primer LP con temas navideños titulado “Villancicos de Cumbia”, del que ya se habían vendido la respetable cifra de cinco mil copias.

Eran conocidos como “Los Niños Cantores de Huaraz”, pero su verdadero nombre era el de “Grupo Paz y Bien”.

El grupo se formó en setiembre de 1980, por Fray José Luis Estalayo, joven franciscano español, quien después de un arduo trabajo de selección entre decenas de niños de su parroquia de Huaraz, escogió a Miguel, Julio y Manolo de 9 años, además de Eliza y Melina de 11, todos ellos del colegio Santa Rosa de Viterbo.

El LP de Los Niños Cantores de Huaraz se vendió en Ecuador, Colombia, Venezuela y Argentina. Anteriormente habían grabado un single llamado “Mensaje de Paz” que fue transmitido en el programa “300 Millones en Español” que sirvió de fondo musical de un especial navideño que realizó el Canal 7 en 1980. Le seguirían varios discos, los cuales todavía se desempolvan durante las fiestas navideñas.

Uno de los secretos de su éxito eran sus diarios ensayos después de sus clases escolares, lo que los llevó incluso a participar en un especial del Canal 4, en el programa del Tío Johnny.


Esta versión peruana del grupo “Parchís” se formó en 1981 a raíz de un concurso infantil organizado por el programa del Tío Johnny y que los pequeños ganaron. El cuarteto estaba integrado entonces por Jorge Luis Medina, Adela Legua y los hermanos Emaly y Richard Iparraguirre. Su lugar de residencia era el distrito de Pueblo Libre.

Nacido en 1969, Jorge Luis Medina cursaba entonces el segundo año de media en el colegio Rosenthal de la Puente y había tenido desde pequeño inclinaciones por el canto y el baile, participado en el concurso de Marinera de Trujillo, donde obtuvo el segundo puesto. Le gustaba tocar la guitarra, escuchar música, y ver sus programas favoritos: “Buck Rogers”, “Dallas” y “Los Nuevos Vengadores”.

Emaly Iparraguirre Rosado, alias “la gringa”, por lo rubio de su pelo, era la mayorcita del grupo. Aparte de cantar y bailar con el grupo, también tocaba la la guitarra y charango. Sus primeros pasos artísticos los hizo cantando en un coro. Estudiaba el primer año de media en el colegio Miguel Grau de Magdalena. Le agradaba como cantaba Miguel de Menudo y Tino de Parchís. Sus programas favoritos eran “Los Ángeles de Charlie”, “Las Vegas” y todos los programas cómicos.

Adela Legua Rivera, nacida en octubre de 1970, era la más jugetona y la más alta del grupo. Era una niña estudiosa que siempre sacaba diplomas y su especialidad era la historia. Su colegio era el Centro Base 1096, donde se encontraba en el quinto grado. Su programa favorito era “Tulio de América a Cholocolor”, y no se lo perdía todos los lunes.

Por último, Richard Iparraguirre Rosado, con sus 9 años, era el más pequeño del grupo y cursaba el cuarto grado en el Centro Base 1104. Su canción favorita del grupo era “Una barra por mi equipo” ya que le gustaba mucho el fútbol, tanto así que había roto varios vasos de la casa con su pelota. Sus programas favoritos eran el de Yola y el del Pájaro Loco.

“Los Chibolos” destacaron nítidamente en 1982 gracias a sus especiales televisivos y grabación de discos a través de la disquera IEMPSA con Peter Dellis, sacando un tema para la Copa del Mundo llamado “España Mundial”.

Ese mismo año fueron nombrados al lado de Rafaelito y Roxanita Vargas en las terna de revelación infantil de los premios Circe, donde Roxanita Vargas finalmente fue la vencedora.

El grupo permaneció activo alrededor de 5 años, haciendo apariciones televisivas en diferentes Teletones, así como en el Canal 7 junto al payaso Pipiolín y un especial musical con el Canal 4 con la orquesta de Tito Chicoma. También hicieron giras por provincias y participaron en el último festival realizado en Ancón.

“Los Chibolos” en el set del programa “El Tío Johnny Musical” (1982).



Su nombre completo era Winston Aguilar Chávez y cursaba el grado inicial en el jardín No. 108 de Risso y su padre era Efraín Aguilar, el popular “Betito”.

Con sus escasos cuatro años de edad y frágil apariencia, Wilson se ganó la simpatía de los espectadores de “Risas y Salsa”, programa cómico donde hizo hasta doce presentaciones.

El chiquillo entró a “Risas y Salsa” por casualidad. Su progenitor siempre lo llevaba a las grabaciones y en los sets el niño se sentía como en casa. A los directivos del canal no le pasaron inadvertidas su viveza, simpatía e inteligencia. Lo probaron gustó y se quedó.

Yo –explica Efraín Aguilar– le digo lo que tiene que hablar, cinco minutos antes de grabar para que no se le olvide y le salga natural el parlamento, él no memoriza los libretos a fin de evitar que todo le salga de paporreta. Es un niño que tiene sentido de la autocrítica, cuando se observa en la televisión, él solo repara en sus errores. Dice por ejemplo: debí hablar más fuerte, me moví antes de tiempo, etc.”

A pesar de su inesperado estrellato, Efraín Aguilar no quería que Winston siga sus pasos: “Porque es una vida difícil, inestable, pero si es su verdadera vocación no se lo impediré”, decía.

La carrera artística de Winston fue tan corta como la precaria edad que exhibía, pero no se puede decir que la abandonó del todo, siguiendo la otra faceta de su progenitor y trabajando posteriormente detrás de cámaras.


Winston Aguilar es hipnotizado en el programa “Ronco de Noche” (1997)

 

De tal palo tal astilla, así reza el dicho popular que se podía aplicar al cómico Tulio Loza y a su hijo Tulito quien en 1982 emprendió una carrera artística siguiendo los pasos de su famoso padre. Fue en 1982 que el conocido artista llevó a su vástago por primera vez para que actuara en el programa “Camotulio” y las críticas fueron divididas.

Tulio sin embargo, se sentía muy orgulloso y contento y veía grandes cualidades a su hijo, al cual le deparaba un gran futuro en el mundo del espectáculo.

Durante su paso por el programa cómico “Camotulio”, Tulito Loza tenía 8 años y cursaba el tercer grado de primaria en el colegio San Agustín. Cuando ya estaba acostumbrado a ese extraño mundo de los sets de grabación, Víctor Cuadros vio cualidades musicales en el pequeño y apoyó su ingreso en el mundo del disco, con un long play de canciones infantiles titulado “Tulito y sus Canciones”, aunque el pequeño no tenía muchos deseos de ser cantante y prefería ser actor.

Junto a Roxanita Vargas, otra estrellita de la época y su hermana Anita, Tulito hacía también presentaciones en el café-teatro de su padre, el “Cholibiris”. Finalmente, Tulito, “el niño de acero inoxidable” dejó los escenarios de la misma forma que otras estrellas infantiles que quizás ven la celebridad como un juego de niños, esos juegos que la madurez va dejando atrás.


Tulito Loza en el programa “Camotillo”.



Si hubo un artista peruano infantil con potencial internacional ese era Rafaelito Vargas. En el año 1978 Rafaelito gana el primer lugar en un festival de canciones para niños de la Feria del Hogar, lo que lo hizo participar en el programa “Villa Juguete” que conducía Mirtha Patiño en Panamericana. Esta experiencia le abrió las puertas para grabar su primer single, llamado “Capitán de los Siete Mares” compuesto por Cayo Pinto.

En 1979, con motivo del Año Internacional del Niño, Rafaelito representa al Perú en el primer Festival de la Canción Infantil Iberoamericana organizado por el Ministerio de Educación de España y celebrado en en el teatro Real de Madrid, donde destacó con el tema “Semillas de Bon”.

En 1981 graba dos temas en México, titulados “Deja que mueran las flores” y “Pedrito Periquito”.

Ya consagrado en el medio artístico peruano, firma en 1983 un contrato con la empresa promotora Estudio RH, quien toma la representación del pequeño artista para lanzarlo como estrella pre-adolescente de pop-rock bajo el sello internacional CBS, comprometiéndose a grabar dos discos de larga duración, uno exclusivamente de villancicos y otro que contenía canciones propias (“Vivamos los Buenos Tiempos”) así como covers (“Me Vuelvo Loco” de Tequila).

Los lanzamientos continuaron, Rafaelito realizó varias giras promocionales por Latinoamérica, en Chile se presentó en el Canal 13, en el programa “Siempre en Breve” que conducía Roberto Saez. También participó en el Canal 7 de la capital argentina, presentado como artista invitado en el especial que realizó Alberto Cortéz (foto) y donde reveló tener planes de grabar temas del reconocido cantante y compositor argentino.

Luego viaja a México donde permanece seis meses, tocando y grabando discos, aparece en el programa “Siempre en Domingo” conducido por Raúl Velasco junto a otros cantantes famosos en América Latina y el cantante mexicano Luis Miguel.

De regreso en el Perú realizó una gira de presentaciones en vivo por el interior del país, abarcando casi la totalidad de los departamentos del Perú. El niño, que entonces contaba con 9 años de edad había grabado ya tres discos simples y estaba a próximo de filmar una película, y tenía contratos para presentarse en Los Angeles, Nueva York, Puerto Rico, Venezuela y Colombia.

Pero el mundo del espectáculo da muchas vueltas y pese a una niñez llena de éxito artístico y un futuro prometedor, la carrera de Rafaelito Vargas nunca llega a consolidarse. Después de unos años deja el mundo de la música y se refugia en el anonimato, ingresando a la universidad y mudándose al extranjero. Actualmente Rafael (su verdadero nombre) reside en Lisboa donde ha retomado su carrera artística.


Rafaelito Vargas en el programa de Yola en los años ochenta.



Utilizar la candidez y dulzura de un niño como truco publicitario es un método tan antiguo como preguntarle a una ama de casa cual es su detergente favorito.

Esto lo sabía muy bien la agencia Signo, encargada de promocionar la mantequilla “Regia” en 1981, y eligió como imagen de campaña a un chiquillo con la apariencia ideal para la publicidad de los ochentas: rubiecito, con luminosos ojos azules y una tierna sonrisa que podía hacer derretir (como la mantequilla que promocionaba) a la más cuajada ama de casa. Era el niño de la marca registrada.


Arriba: Avisos de la campaña de 1981 de mantequilla Regia, “La reina del sabor”

Las tandas comerciales parecen siempre interminables, pero ese año durante las tandas publicitarias destacaba entre muchas, la frase que decía: “Oye, qué estás haciendo?”, seguida de: “Estoy comiendo mi pan con Regia”. El eslogan se hizo popular, pero al pequeño de dorada cabellera lo hizo aún más. El niño del pan con Regia se convirtió en una pequeña celebridad y todos querían un pedazo de él.

Lo codearon con los grandes. En una Teletón el niño se plantó frente a Augusto Ferrando llevando el donativo de Regia. Ferrando le preguntó “¿Cuántos panes con Regia has comido hoy?” A lo que el niño le contestó: “Ocho”. Aplausos señores. Poco tiempo después ya con la fama a cuestas, el niño rodó otro comercial de Regia, en donde unos niños estaban jugando al lobo y preguntaban: “¿Lobo qué estás haciendo?”, a lo que respondía “¡Estoy comiendo mi pan con Regia!”.

El morbo y las leyendas urbanas sobre niños precoces que alcanzan la celebridad tienden a vestirse de tragedias sobre vidas adultas destruidas o enviciadas. El caso del niño del pan con Regia no podía ser una excepción. Los años pasaron y la gente escuchaba rumores, donde lo daban hasta como fallecido.

Otra curiosa “bola” acerca del niño, era que iba a las agencias acompañado de su hermano mayor quien negociaba el pago por los comerciales. El detalle era que el hermano era apenas unos años mayor pero con precoces habilidades de negociador.

Al foro de Arkiv llegó el comentario de un forista, que aclamaba ser el padre del niño, e informó que su nombre es Clive e hizo comerciales hasta los diez años, época en que comenzaron los secuestros. También contó que hoy en día ejerce de psicólogo y que reside en Londres desde tiempo atrás. Lo cierto es que de lo último que se vio del niño del pan con Regia fue cuando hace años fue invitado al programa de Gisela, junto al chiquillo que tomaba la margarina con cucharita, para ese entonces Clive tenía ya 20 años y lo aplaudieron a rabiar.


Héctor Gallarday, un niño minusválido fue el elegido como imagen para el corto publicitario de la primera Teletón en 1981. Según el reverendo padre Lázaro, Director de la Clínica Hospital San Juan de Dios, la elección de Héctor fue circunstancial y había tocado de suerte. Cualquiera de los niños pudo ser el elegido y no se necesitó que alguno de ellos reuniera alguna característica especial.

Lo que sí es seguro es que la simpatía del muchacho fue fundamental para identificar la causa y fue su imagen junto con el lema “De pie la esperanza (hagamos que este niño pueda caminar)” la cual concluyó la maratónica ceremonia que finalmente logró superar los 500 millones de soles trazados como meta, el 11 y 12 de diciembre de 1981.

Héctor Gallarday, hoy, es el más querido de Conchucos, Áncash, donde estudió industria agropecuaria y trabaja para la municipalidad de ese distrito. Del accidente que casi lo deja vegetal cuando niño solo conserva cierta dificultad para caminar y hablar.

Como adulto, regresó a la Teletón en diferentes oportunidades, el 2008 llegó a Lima para decir presente en Palacio de Gobierno: “Supe que (hoy) se va a realizar la Teletón y pedí permiso en mi trabajo”. Era su forma de agradecer al hogar, pues sabe que su paso por sus instalaciones le ayudó a enfrentar mejor una lucha que aún debe continuar.


Héctor Gallarday es entrevistado en la Teletón Perú 2008.



Esta pequeña “showgirl”, imitadora, “fonomímicadora” y co-animadora del programa “Hola Yola”, nació en Lima el 30 de octubre de 1976, y con ocho años de edad ya participaba en eventos como “Convivencia en México de América Latina”, como representante del Perú, o en el programa mexicano “Siempre en Domingo”, dirigido por el showman azteca Raúl Velasco, donde con sus propias palabras “había dejado bien puesto el nombre del Perú, porque en todo momento actuó con el corazón puesto en esta linda tierra”.

Paty era un caso de singular precocidad: A los cuatro años ya era campeona nacional de marinera y subcampeona de tondero en Trujillo y en la Feria del Hogar. Desde muy pequeña le gustaba cantar e imitar, siempre lo hacía, ya sea en su casa o en el colegio. Un día se presentó por casualidad al programa de Yola Polastri, quedando ésta encantada de sus imitaciones y la convirtió en una de las engreídas de su programa infantil.

Dentro de su repertorio, contaba con imitaciones a Lucía Méndez en el papel de “La Colorina”, a Daniela Romo, Paloma San Basilio en el papel de la obra “Evita”, a Yuri, Olivia Newton John, Pimpinela y hasta la misma Yola Polastri.

Su mamá, Gloria Aguirre de Loyola, era su más tenaz promotota: le diseñaba el vestuario y lograba que no descuide sus estudios.

En 1984, estudiaba en la Academia de Bailes de Néstor Ruíz Gil, destacándose en marinera, tondero y huaylas, siendo una de las mejores bailarinas de dicha academia. A sus 8 años de edad, participó también en la Teletón, demostrando que era ya toda una profesional del espectáculo.


BONUS TRACK: Otras estrellas infantiles que dejaron huella: “Momón” del programa del Tío Johnny, las hermanas Marky y las “Chichi-chicas” de “El Tío Johnny a Go-Go”, Los Toribianitos, Roxanita Vargas, “Giancarlo” (Gian Marco), y también Yola Polastri que si bien se inició tempranamente su carrera despegó ya como adulta.

Fotos: Tele Guía y Caretas.

30 Comments

  1. Diego Mamani Crevani

    Caray, muchos de estos nenes se hicieron famosos cuando este servidor ya era adulto. De los retratados, solo recuerdo a Chacha y a Pepe Cipolla. Tambien al niño de Regia, quien, dicho sea de paso, no creo que haya sido elegido por su candidez y dulzura, como dice el texto, sino por ser rubio, conditio sine qua non de la publicidad de esos dias.

  2. Tino Guzmán

    Gianmarco si actuó, incluso tenía un personaje frecuente en una serie televisiva.
    Recuerdan la serie “Los Perez-Gil” que era un plagio de Los Picapiedras pero en la era contemporanea?
    Igual que en los Picapiedras en la que existia un canillita que se llevaba mal con Pedro Picapiedra de nombre “Arnoldo”, en los Perez-Gil, Gianmarco interpretaba al vendedor de periódicos que molestaba siempre al personaje de Gianfranco Brero.

  3. Vicente

    Ya que se trató en el artículo algo sobre Héctor Gallarday, sugiero que cuando se realice la próxima edición peruana de la Teletón (edición número 21 en 31 años en fecha a confirmar), publiquen un especial con videos y recortes de diarios y revistas con todos los mejores (y peores) momentos de las 20 versiones anteriores de la jornada solidaria. Les aclaro que la meta de la Primera Teletón no es de 5 millones como cita el informe sino de S/. 500.000.000 (US$ 1.000.000). Otro error aparece cuando se refiere a la visita que Héctor realizó a la edición celebrada en Palacio de Gobierno. El año era 2008 y no 1999 (porque el evento no se realizó entre 1994 y 2002 por, aparentemente, “problemas de patente”). Gracias desde ya.

    https://www.youtube.com/watch?v=PcuhAZySHZw
    https://www.youtube.com/watch?v=aEHit2fWWbo

  4. LOBITO

    Esos LPs deben ir directo a categoría Discos Bizarros, el niño de Regia fue donde Gisela y con el aparecieron el chiquito mazamorrero y el niño de Sello de oro

  5. Carlos

    ¿Y por qué no destacan a la insufrible Roxanita Vargas? ¿Han hecho alguna nota sobre ella?

    • DrRockas

      Desde la primera mitad del 89, dejó de ser “Roxanita” cuando el diario Extra le dió la oportunidad de debutar en el periodismo. Su columna se llamó Roxy Rock y durante casi cuatro años brindó un gran apoyo a los grupos y solistas locales que aparecían por ese entonces. Actualmente radica en los Estados Unidos, donde se dedica al rubro gastronómico con gran éxito. Incluso tuvo una breve reaparición ante cámaras durante un informe propalado por Día D:

  6. Hilbert Zeballos

    Sobre el nino de mantequilla “Regia”, la leyenda urbana decia tambien que era el hijo de Alfredo Barnechea por su innegable parecido fisico…

  7. Mario Yáñez

    Imprescindibles en este tipo de recuentos: el niño que se va de su casa porque todos se comen su Cerelac, y el niño que se escondía para comer sus chizitos Chippy. El hizo una actualización 10 años después (1992) y la historia terminaba igual, siendo perseguido por todo el batallón.

    Y para los fanáticos de Triki Track, Pepito Carvo Chávez siempre competía en el Tesoro de Pyc. Mi impresión es que, al recibir como premio la canasta repleta de productos Pyc, el volvía a mandar infinidad de sobres. Habrá salido unas 5 veces, hasta que Rulito una vez sorteaba y sorteaba y sorteaba y seguía saliendo el pesado de Pepito. Ese fue el final de Pepito Carvo Chávez.

  8. Mario Yáñez

    El chibolo de Soda Día “Puro hueco!!!! / Pura grasa!!! / Naaa que veer!!!” pide Soda Día!!!!”. Creo que en su cuarto de hora salía en la novela “En Familia”.

  9. Juan

    Ver a tanta chibolada en comerciales de la tv me hizo recordar tambien el de las chiquillas que salian en una mesa conversando mismas comadres chismosas y al final una terminaba reclamando como enojada “oigan pasenme la Manty”.

  10. Caracol3000

    Ultimo Minuto: Los medios peruanos informan que Tulito Loza (35) está desaparecido. Sus padres denuncian que fue secuestrado aunque su esposa teme que se haya suicidado ¿qué habrá pasado?

  11. Diego Mamani Crevani

    Tulio declaró a la prensa que un hombre llamó por teléfono exigiendo un rescate, etc. ¿No sería todo un truco publicitario?

  12. Caracol3000

    Bueno finalmente parece que Tulito si tiene un severo cuadro de depresión. Su madre Mirna Iririarte declaró que su hijo iniciará otro tratamiento médico para superar el fuerte cuadro de depresión que padece, debido a un accidente que tuvo durante una construcción.
    “Hemos meditado porque existe algunos temas pendientes y problemas que se puede solucionar, por eso lo hemos tomado en cuenta. Ante esto, mi hijo empezará otro tratamiento médico”, expresó en Radio Capital. Fuentes policiales confirmaron que no hubo secuestro y que al parecer si habría intentado suicidarse debido a su condición de farmacodependiente.

  13. mario santander aguirre

    una de las niñas estrellas, que mas recuerdo y sigue en carrera es vanessa terkes .
    si la chica del comercial de crema de oro .

  14. Manolo

    Recuerdan al gordito pelirrojo del comercial de frunas Donofrio “Frunacatoinga toinga toinga…: ?

  15. Diego Mamani Crevani

    Correccion. La niña del conjunto Los Chibolos no es Emaly, sino Emmaly Iparraguirre.

  16. César

    A ver, tenemos más personalidades que se hicieron conocidas en la TV desde niños: Alberto Beingolea, el gran periodista que fue Micky Rospigliosi, la actriz Laura Reyes, los niños de la teleserie Los Choches, y las cantantes Evelyn Campos, Pamela Llosa, Nicole Pillman y Wendy Sulca (aunque esta última por Internet más que por TV).

  17. Jose Escalante

    Que bonito blog, me has traído recuerdos de niñez. Te felicito por esta página que es todo un monumento a la remembranza! Dios te bendiga!

  18. Bianca Avila Ortiz, te acuerdas?? Las vajillas que aguantan el uso y el abuso??

  19. Lo que faltaba: La lonchera del chico de Regia (1982):

  20. Margarina. Tiempo después descubrí que comer eso no es muy distinto de comer pan con napalm, jaja…

  21. oscar

    en la foto de Pepe Cipolla bailando aparece a la derecha con una guitarra Raul Pereira del Polen, entonces en los Shains, en la foto con Yola polastri el otro bailarin es Frank Privelle de Los Steivos

  22. José

    “Los Chibolos” triunfaron en el concurso del Tío Johnny si más no recuerdo con el nombre de “Acuario”, cambiando después dicho nombre justamente por el de “Los Chibolos” . La canción con la que triunfaron creo que fue “Dame Dame Dame” (“Gimmie Gimmie Gimmie”) de Abba.

Agregue un comentario

Your email address will not be published.
Required fields are marked:*

*